miércoles, 4 de marzo de 2009

Las imposiciones del Confucio Wok


Esto es una cosa que me pasó con mi mujer un sábado de este verano y es el motivo por el cual no volveré a este restaurante nunca más.

Fue este verano pasado, creo que junio, que mi mujer y yo decidimos ir al Confucio Wok que se encuentra en Córdoba, en el Centro de Ocio del Tablero.

Cuando entramos vimos que prácticamente estaba vacío, solamente habría dos mesas ocupadas. Nos atiende un chico oriental que nos ofrece una mesa.

Para quien no conozca este tipo de restaurantes os explico: tienen la comida cruda (verdura, pescados, carne, etc.) de la que te vas sirviendo. Con el plato te diriges hacía el mostrador detrás del cual se encuentra la cocina y te lo cocinan con la salsa que tú eligas.

Pues bien, el chico que nos atendía nos ofreció una mesa al lado de toda la comida cruda. No nos apetecía sentarnos al lado de la comida cruda, máxime cuando ello supone que constantemente están los clientes alrededor sirviéndose.

Preferíamos otra mesa por lo que le indique otra mesa que nos gustaba más. Nos comentó que esa mesa era para los fines de semana ¿¿?? (¡¡¡era sábado!!!).

Le indiqué otra mesa y va y me dice que esa mesa que habia elegido era para cuatro y nosotros solamente eramos dos. ¡¡¡Pero si está todo vacío, chico, que más te da, QUE NO QUIERO COMER AL LADO DE LA COMIDA CRUDA!!!

En definitiva, que visto el poco tacto del personal de este restaurante hacia sus clientes, y sin ganas de pedirles la hoja de reclamaciones, nos fuimos a otro restaurante, con la promesa de no volver nunca más a este restaurante que trata tan mal a sus clientes.



3 comentarios:

Anabel Parra dijo...

A mi también me parece un restaurante despreciable, antes de terminar de comer recogieron toda la comida y lo apagaron todo y para cuando estábamos con el postre ya están todos los camareros con el chaquetón y yéndose a sus casas. Si iban a cerrar al poco rato de entrar podrían habernos avisado antes de entrar y aun así no eran ni las doce de un viernes por la noche. No hay tanta variedad como dice y están todo el rato pendientes de ti y te quitan el plato antes de que te de tiempo ni de verlo.

Anónimo dijo...

Exactamente lo mismo me acaba de pasar a mi. Pero encima hablando entre ellos, riéndose porque le pido las pinzas de los helados que ya me habían quitado antes de tiempo y encima con recochineos cuando me voy y diciendo cosas entre todos en su idioma. Y no sólo los chinos, sino también los dos españoles que hay allí trabajando... Por mi parte ya han perdido un cliente y varios más, jiji

Anónimo dijo...

He tenido la suerte de también sentarme al lado del pescado crudo, digo suerte con ironía, porque el pescado huele y no precisamente a fresco, incluso después de cocinarlo sigue oliendo, además lo cocinan mal, se queda crudo. Yo me senté junto a la comida porque estaba todo lleno, un sábado al medio día, lo que me sorprende y bastante es como la gente paga un mínimo de 14,5€ por comer arroz, fideos y 4 patatas crudas, en definitiva comer hidratos y fritos, bastante mala la comida, sin sabor, es la primera vez y la última que voy a un wok, por 15€ en cualquier sitio comes mucho mejor. La única carne que hay está toda en una salsa que no sabes ni que estas comiendo. Por mucha pinzas que haya la gente desfila alrededor de la comida donde es muy normal que se pueda toser o escapar algo de saliva y caer sobre la comida que vas a comer. si vas a coger ensalada, te encuentras gambas porque el que ha ido a coger antes se le ha caído restos del recipiente que esta al lado. Al estar sentada al lado de la comida, la gente te pasa por encima los platos de comida con riesgo de que caiga algo sobre tu cabeza porque no hay sitio y comes a medio empujones, y el suelo como es logico, lleno de comida que se iba cayendo. Un verdadero desastre para mi gusto, muy mal, mala comida incluso los postres están malos, se salva las natillas que estaban pasable. En definitiva, si te gusta comer vulgar y no tienes asco a nada es tu sitio.